El jardín del exilio

3 septiembre, 2014

“Sobre el fenómeno de los trabajos de mierda”, por David Graeber

Filed under: Uncategorized — Iván Bethencourt @ 3:11 pm

Iván Bethencourt:

Nada mejor para ahondar en los temas que se tratan en este blog que la brillante luz del antropólogo económico David Graeber, cuyos libros son más que recomendables. El siguiente artículo ha sido extraído del blog Coopera y vencerás. Léanlo con mucha atención.

Originalmente publicado en coopera y vencerás:

[Traducción del artículo original On the Phenomenon of Bullshit Jobs, escrito por David Graeber.]

En el año 1930, John Maynard Keynes predijo que, para finales de siglo, la tecnología habría avanzado lo suficiente como para que países como Gran Bretaña o los Estados Unidos hubieran conseguido una semana laboral de 15 horas. Hay muchas razones para creer que estaba en lo cierto. En términos tecnológicos, somos muy capaces de ello. Y sin embargo no ocurrió. En lugar de eso la tecnología ha sido dirigida, en el mejor de los casos, a descubrir formas de hacernos trabajar más a todos. Para lograr esto han tenido que ser creados empleos que son, de hecho, inútiles. Gran cantidad de personas, en Europa y Norteamérica en particular, pasan toda su vida laboral desempeñando tareas que creen que, en el fondo, realmente no es necesario llevar…

Ver original 2.014 palabras más

16 agosto, 2014

El cinismo nuestro de cada día

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 7:33 pm
Tags: , ,

risa forzada bLa mejor forma de definir el cinismo, como actitud moral, es equiparándolo a la obscenidad y la falta absoluta de vergüenza, sobre todo en la esfera pública. Concretamente se aplica a la hora de mentir, engañar y negar la más cruda evidencia con esa cara de no haber roto un plato, fingiendo sorpresa, estupor y hasta la más afectada indignación. En un mundo donde la verdad es destripada, cosida y recosida hasta quedar irreconocible, donde quienes la sostienen, a pesar de todo y casi contra toda lógica (la del sistema), se arriesgan a ser acusados de enemigos, terroristas, perroflautas o a acabar delante de un juez, el cinismo se ha convertido en el paisaje de fondo que envuelve la realidad mediática con la que nos bombardean a diario, hasta dejarnos atontados. Ya ni sentimos ni padecemos.

Este profundo aturdimiento en el que nos hayamos sumidos, como si nos hubieran noqueado de un puñetazo (¿y no ha sido eso, literalmente?), es lo único que explica que nadie haya matado de un tiro al presidente del gobierno español después de su última comparecencia ante los medios de comunicación, hace poco más de una semana, en el acto que antecedía sus vacaciones estivales. También hay que reconocer el mérito de los guionistas que le asesoran, esos que se inventan la realidad en los despachos y luego nos la echan encima con purpurina a través de su extensa red de medios de comunicaciones afines. Sus mentiras han alcanzado un grado de elaboración y fantasía dignos de los cuentos de Walt Disney.

Vino a vendernos lo bien que se recupera España, la increíble cantidad de empleo que se está creando y lo estupendamente que nos va a ir a todos en el futuro. El acto, con un Rajoy sonriente como pocas veces, contenía un mensaje subliminal de crucial y estudiada importancia mediática: se pretendía escenificar de forma oficial, con una ristra de datos estadísticos positivos recién salidos del horno (la mayoría trucados o incompletos), el tan esperado final de la crisis económica. (more…)

5 agosto, 2014

La renta básica universal, una idea absurda… o no tanto

red-renta-basica-600x300Existen pocas cosas en una sociedad que más reproches morales suscite que la llamada “sopa boba”: no hacer nada y que encima te paguen por ello, claro está, a costa del esfuerzo de los demás. ¿Quién no querría tal cosa para sí? Hombre, todo el mundo, si bien estaríamos de acuerdo en que si la mayoría hiciéramos lo mismo reventaríamos el sistema, sería insostenible. Pero entonces llegan unos señores, vamos, unos “perro flautas”, y de repente se ponen a arengar acerca de que todo hijo de vecino, por la sola condición de ciudadano que lleva estampada en el carné, debería recibir una renta fija pagada por el estado. Así, por la puta cara, sin realizar contraprestación alguna. Dicha propuesta, como es lógico, ha levantado toda una ola de críticas en su contra. Resulta obvio que esta gente está loca, a ver, a quién se le ocurre… Seguramente hablamos de cuatro gatos marxistas bolivarianos cuyas aspiraciones en la vida se cifran en el parasitismo más degradante y de la peor calaña.

Sin embargo, luego empiezas a darle vueltas a las cosas y poco a poco descubres que no se trata de una idea tan descabellada como pensabas, y que incluso tiene su lógica. Y más aún: que seguramente estamos abocados, si no a implantarla en un futuro próximo, al menos a considerarla muy seriamente.

Lo que ocurre es que el concepto de renta básica universal es como un tren que choca de frente con esa moral atávica del esfuerzo que se nos ha inculcado generación tras generación, grabada ya a hierro y fuego en nuestro subconsciente e incluso en los genes. Se trata de uno de esos principios cuya raigambre penetra hasta el tuétano medular de nuestra civilización y sin el cual casi no podríamos siquiera explicarnos a nosotros mismos. El trabajo, el esfuerzo, el ahorro y… cómo no, el consumo. Es como una blasfemia, un jarro de agua fría en todos los morros. (more…)

6 julio, 2014

Cuándo y por qué deberíamos pagar más impuestos

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 8:32 pm
Tags: , ,

pilares_estado_bienestarLlega uno a hartarse de tanto debate estéril, ese tipo de debate que copa las parrillas televisivas o los programas de radio y cuyos argumentos los tertulianos acaban convirtiendo en una terrible tautología, absolutamente ideologizado y plagado de lugares comunes. Ya no lo aguanto más, cada día veo menos la tele y me aíslo más del mundo (¿terminaré viviendo como un estilita, subido a una columna?). Y es que casi nunca se llega al fondo de las cosas, nos conformamos con flotar cómodamente en la superficie. Pero, como es ya costumbre en este blog, vamos a intentar dar un paso más y ofrecer algunas respuestas a problemas que nos inquietan. Para ello hemos de sumergirnos un poco más de lo que solemos. ¿Preparado?

Uno de los debates más cansinos de los últimos tiemposya saben, por algún motivo TODO tiene que pasar por el aro de la economía—, aunque antiguo, tiene que ver con la machacona ofensiva neoliberal que pretende convencernos de que deberíamos pagar el mínimo posible de impuestos. He de decirles algo: el neoliberalismo es imbatible en el ejercicio de la demagogia. Tanto, que incluso una buena parte de las clases medias y trabajadoras lo han adoptado como credo que explica, no ya sus vidas, sino el universo entero, aun cuando sus postulados claramente les perjudican. Ojo, estos señores del dinero saben perfectamente lo que nos gusta, así es: como en la propaganda de McDonald’s, “¡Sabemos lo que te gusta!” Y tanto que lo saben. Hamburguesas grasientas que acabarán mandándonos al otro barrio con las arterias tupidas de colesterol. No en vano estos señores invierten miles de millones en averiguar “lo que nos gusta”, de modo que no debe sorprendernos el hecho de que estén parapetados en las cumbres más altas del poder. (more…)

13 junio, 2014

El capitalismo eres tú

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 4:53 pm
Tags: , ,

capitalismo-en-el-espejoComo ya comentaba en otra entrada, los seres humanos sólo nos damos por aludidos de que existe un problema cuando sus consecuencias nos alcanzan personalmente y percibimos el agua llegarnos al cuello (a veces hay que esperar incluso a que llegue más arriba). Mientras tanto, cada uno a sus asuntos. Y, sí, a pesar de que ciertas cuestiones se ven llegar desde lejos con una claridad meridiana siempre habrá quien se sorprenda, “¿pero qué está pasando?” Por desgracia solemos vivir inmersos en nuestras pequeñas vidas e ignorar sistemáticamente las realidades que se desarrollan más allá de nuestras narices. Así es el ser humano: propenso como cualquier otra bestia de la naturaleza a acomodarse a la situación y a la creencia de que las desgracias siempre se las sortean a otros.

Pese a todo, ésta es la primera reacción: la sorpresa. Resulta casi cómico, pero es así. Y luego viene la segunda reacción: buscar el culpable del mal que nos afecta. Empieza la caza de chivos expiatorios; en eso somos expertos.

De vez en cuando me doy una vuelta por algunos foros donde se discuten temas de actualidad, que versan casi en su totalidad sobre la actual crisis económica, política y de valores que estamos sufriendo desde hace ya más de cinco años. Por supuesto, la génesis de esta crisis —ni mucho menos sólo económica, como decía— comenzó a gestarse desde hace bastante tiempo, pero no fue hasta el 2008 cuando el agua nos llegó al cuello (¡amigo!). Y ahí nos hemos quedado. Lo cierto es que la crisis ha pasado a hacer parte de nuestras vidas, ya casi nos hemos habituado a ella. Ah, sí, el ser humano es capaz de habituarse a cualquier cosa, por eso resulta tan fácil dominarnos. Somos un poco borregos, esa es la verdad. Sin embargo, en esos foros ya se ha identificado al culpable de todo este desaguisado: se llama Capitalismo. El capitalismo parece concentrar en su seno todos los males de nuestro tiempo: el egoísmo a ultranza, el afán desenfrenado de lucro y de acumular bienes, las grandes desigualdades del mundo, el desempleo, el cambio climático y todo lo demás. Suelen referirse a él como “el puto capitalismo” o “el capitalismo de mierda”, etc. Bien, parece que mucha gente le ha cogido manía, su sola mención despierta espontáneamente toda clase de referencias odiosas. (more…)

11 mayo, 2014

¿Trabajar? No gracias…

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 9:07 pm
Tags: , , , ,

explotacionEl trabajo dignifica al hombre. ¡Mentira! Deberían matar a quien haya dicho semejante majadería. Sucede todo lo contrario: lo denigra, humilla y deshonra. Vamos, ¿qué tontería es ésta? La máxima aspiración del ser humano desde el inicio de los tiempos —desde que fue expulsado del Paraíso— ha sido verse libre de la insoportable carga del trabajo, es la razón de ser de la tecnología y de los millones de recursos que invertimos en ella. Pero no, ahora resulta que pones la tele, escuchas la radio o lees el periódico y con lo primero que te das de bruces es con un estado de paranoia colectiva cuyo centro de atención gira en torno a la obsesiva, desesperada y monotemática voluntad de encontrar un puñetero trabajo, de trabajar más puñeteras horas —las que hagan falta—, con esa cansina letanía de fondo incitándonos a producir más, a ser más competitivos, a vender nuestros huesos al mejor postor y a crecer económicamente aunque tengamos que dejarnos la salud en el intento. ¡Crecer, crecer y crecer!, como si esa fuese la fórmula mágica que curase todos nuestros males y colmara todas nuestras aspiraciones.

Se trata de una aberración intolerable, ¿tú pedirías para que te azoten? No, ¡claro que no! Entonces, ¿se puede saber qué diablos haces desgañitándote como un poseso en la expectativa de que alguien te explote, ofreciéndote un empleo miserable digno de un despojo? Ya no existen objetivos sociales humanamente reconocibles, el país entero está volcando toda su energía en la suprema empresa de que nuestra economía crezca y sea capaz de generar empleos, los que sean y al precio que sean. Pero, ¿no debería ser el objetivo primordial de la política promover la felicidad y el bienestar de los ciudadanos? Ah, claro, es que ahora la felicidad, la realización como seres humanos, la logramos con un empleúcho de mierda. Es el nuevo paradigma, ahí se acaba todo. Adiós Ilustración, adiós a la dignidad humana, a los Derechos Fundamentales, al Estado de Bienestar, a la razón misma, a la civilización. Venga, a tomar por culo. Lo tiramos todo por la borda… a cambio de un trabajo podrido cuya productividad ni siquiera nos pertenece. Olé. (more…)

7 abril, 2014

Nuestras historias robadas

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 4:57 pm
Tags: , ,

 perversión del lenguajeCuando se dice que el ser humano es un animal tejido de historias no sólo se hace referencia a un sentido figurado, también poético. Todo en nuestra vida depende del entramado de una historia, empezando por nuestra experiencia vital; todos tenemos nuestro relato de lo que somos, nuestra propia historia que hemos ido construyendo poco a poco, adornándola, haciéndola comprensible a los demás, destacando unas cosas y seguramente ocultando o disimulando otras. Un telediario es una historia, con un principio, una trama, personajes buenos y malos y un final, generalmente feliz, en el que se nos acerca una de esas anécdotas que nos reconcilian con la vida y nos deja un sabor de colorín colorado. Una comida es una historia, con sus entrantes, ensaladas, primero y segundos platos y el colofón del postre y la sobremesa. Hasta un programa informático es una historia, donde el programador va ensamblando códigos en un lenguaje matemático con infinidades de “frases” coherentes entre sí, uniéndolas de forma progresiva hasta facilitar un desenlace, un resultado. Una teoría es una historia, el código del ADN es una historia, hasta el recibo del banco es una historia… Sí, desde luego, este artículo también. Ni que decir tiene, los anuncios que consiguen contar las mejores historias son los que acaban obteniendo mayor éxito.

Todos los días creamos y hacemos nuestras decenas de historias que nos contamos unos a otros, “¿cómo te fue en el trabajo?”, “opino esto, opino lo otro”, “vi tal o cual cosa”. Contar historias, en definitiva, es la única manera que tenemos los humanos de interpretar el mundo. Es entonces cuando nos damos cuenta del poder tan inmenso que posee el lenguaje. Porque no sólo se trata de que la información es poder, como suele decirse: lo es, pero sobre todo, su interpretación, el relato que triunfa por considerarse el más cercano a la realidad. (more…)

10 marzo, 2014

No corramos tanto (que nos rompemos las narices)

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 7:52 pm
Tags: , ,

 PasearA pesar de las amargas lecciones impartida por la locura nazi durante el periodo de entre guerras y la propia II Gran Guerra del pasado siglo, los movimientos de extrema derecha no han dejado de crecer en el ámbito europeo durante las últimas décadas. En algunos países, como Holanda, han llegado incluso a conformar la segunda mayor fuerza política. Ahí es nada, la otrora tolerante Holanda (aunque podríamos decir otro tanto de Suiza, Austria, Finlandia, Grecia o Hungría). Y la cosa tiene visos de ir a más, no da la impresión de tratarse de una fiebre pasajera.

Muchos son los expertos que han tratado de ofrecer explicaciones a este fenómeno. Una parte de ellos se conforma con la esperanza de que estos movimientos remitan una vez sea superada la crisis económica. Y, sí, es indudable que la crisis ha contribuido de una forma decisiva a nutrir de argumentos el ideario de estos grupos extremistas demasiado propensos a la violencia, pero, ojo, el ascenso de la extrema derecha se viene registrando incluso en épocas de crecimiento económico. ¿Qué está sucediendo? (more…)

20 febrero, 2014

¿Hacia la dualización de la sociedad? – Cambio Tecnológico

Filed under: Reblog — Iván Bethencourt @ 10:45 am
Tags: ,

Iván Bethencourt:

Interesante artículo de Raúl Tabares publicado en el blog Ssociólogos, en el que ahonda en una de las inquietudes a la que ya hemos dedicado alguna atención en este blog. Los nuevos avances tecnológicos empujan a las sociedades postindustriales a una disyuntiva sin retorno: si los robots (cada vez más inteligentes y colaborativos) y los procesos de virtualización son capaces en mayor medida de convertir en obsoleta la mano de obra humana en determinados sectores productivos, ¿no es lógico que empecemos a plantearnos un nuevo modelo económico que trascienda la relaciones laborales tal y como las conocemos hoy en día, basadas en empleos que revierten beneficios únicamente a quienes prestan (o venden) su fuerza de trabajo? Si cada vez la fuerza de trabajo humana es menos necesaria, ¿no habrá que pensar en una nueva forma de repartir la riqueza? ¿Por qué no aprovechar la tecnología para que todos trabajemos menos y vivamos mejor?

Originalmente publicado en Ssociólogos:

El desempleo tecnológico no es un problema nuevo, sino que ha existido a lo largo de los diversos periodos de industrialización. Pero el salto cualitativo en la automatización de los procesos, que se va a producir en las sociedades post-industrializadas, puede cambiarlo todo.

Telefonista. Imagen extraída de Wikipedia

Telefonista. Imagen extraída de Wikipedia

La historia de la innovación está repleta de cambios abruptos y convulsos que benefician a muchos y perjudican a unos pocos. Normalmente la sociedad en su conjunto suele aceptar y apropiarse de las innovaciones tecnológicas, ya que a largo plazo generan más empleo del que destruyen a corto plazo. La historia de la industrialización está plagada de episodios de este tipo, en el que los oficios son sustituidos por trabajadores especializados. Un proceso que se conoce como deskillingy que está ejemplificado a lo largo de la historia, por colectivos como los escribanos (la imprenta los volvió obsoletos), los…

Ver original 1.180 palabras más

14 febrero, 2014

¡Son los derechos humanos, estúpido!

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 8:36 pm
Tags: , ,

 money-prisonLa reciente aprobación por parte del gobierno español —en un ejercicio de cinismo con pocos precedentes de una ley que cercena sin contemplaciones el principio de justicia universal, impidiendo a los tribunales investigar crímenes de lesa humanidad que tengan lugar fuera de las fronteras nacionales, pese a que nuestro país está adherido a diversos tratados internacionales en materia de protección universal de derechos humanos, no hace sino ahondar en la misma deriva que han tomado ya la mayor parte de las democracias pretendidamente avanzadas de este nuestro mundo cada vez más hecho jirones: vender el alma al diablo, sacrificar la dignidad y la justicia en aras de los intereses económicos. Se confirma de este modo, como si no fuera ya de por sí más que evidente, la reducción del ser humano a un mero e insignificante ente económico, sin otras posibilidades o aspiraciones que su afán depredador de sacar tajada allí donde esté. Esto nos define y predetermina como seres vivos para todo siempre. Punto pelota. Fin de la discusión. (O eso quisieran muchos.)

 Se trata de una petición expresa del gobierno chino, al que se le ha abierto una causa en los tribunales españoles en relación con el genocidio en el Tíbet; también por parte de Estados Unidos en relación con el caso José Couso, el cámara español asesinado por una unidad militar estadounidense en la ya lejana, inútil e infame Guerra de Irak. Han dicho: “¿quieren hacer negocios con nosotros? ¡Pues dejen de tocar las narices!” Al fin y al cabo, no deja de ser cierto, ¿a quién coño le importa los tibetanos? ¿Y José Couso? Bueno, de eso hace ya mucho tiempo… Y mucho más tiempo los asesinatos del franquismo, pese a que sucedieron dentro de nuestras fronteras, y ahí siguen pendientes de una investigación rigurosa. ¿Tanta importancia tienen todas estas menudencias? Si la economía va bien, parece que no. Y si va mal, se nos dice, no la empeoremos con preguntas incómodas… En cualquier caso, los genocidas y criminales del mundo, en lo que a España concierne, pueden descansar tranquilos. Por nosotros que no quede, podrán incluso visitar nuestro país sin desasosiego alguno, con alfombras rojas para que no se manchen al menos los pies, ya que nada podrá limpiar la sangre de sus manos. Sí, sí, tranquilos, el poder económico nos lo ha pedido u ordenado y nosotros obedecemos como buenos corderillos. ¡Qué excitante, ahora ya podemos hacer negocios! ¿Tibetanos, has dicho? ¿Nueve inmigrantes africanos ahogados en Ceuta ante la pasividad de las autoridades, como ha sucedido estos días? ¿José Couso u otros? Hagamos negocios, ganemos elecciones. (more…)

Página siguiente »

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 147 seguidores