El jardín del exilio

17 enero, 2013

La manada

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 8:17 pm
Tags: ,

BorregosUna manera sana de sentirse vivo y aprender a darle verdadero valor a las cosas y medir con mejor criterio el alcance de nuestros actos es mantener intacta nuestra capacidad de sorpresa, aprender a mirar el mundo a cada instante como si fuera la primera vez. Cuando aceptamos sin oposición cuanto nos ha venido dado en nuestra vida, como si las cosas jamás pudieran ser de otro modo, asumimos sin más que actuamos por inercia, que somos borregos. “Esto es lo que hay”, escuchamos a menudo, con el mensaje subliminal de “confórmate”, “entra por el aro y deja de cuestionarnos”. Por desgracia la literatura de las ciencias sociales está plagada de sesudos ensayos cuyo fin último consiste en intentar demostrar, o más bien justificar, que la realidad tal y como la percibimos en nuestro estado presente es lo que debe ser y, además, es lo mejor que podría pasarnos, lo cual es veneno para el alma en estado puro.

El borrego estándar es un ser sometido al miedo, lo acepta como algo consustancial a la existencia; le pirra tener la cabeza metida en el culo del confortable cuerpo de la manada. Oler a mierda es lo de menos: lo importante es vender su individualidad, su libertad, por una sensación engañosa de seguridad y su incondicional aceptación e inclusión en el grupo. El establo que le protege del peligro exterior —la incertidumbre— está alfombrado por una cantidad inmensa de mullidos y cálidos fardos de paja. A estos fardos el borrego social los conoce como leyes. Cuantas más leyes le dicten lo que deba hacer, mejor, más contento se siente; demandará sin descanso que existan cada vez en mayor número, sean más extensas y lo más exhaustivas posible. Nunca debe quedar espacio para la duda o a la interpretación, verse obligado a aplicar un criterio propio le aterra. La ley debe ser como un engranaje perfecto cuya marcha nada pueda detener, un rodillo implacable que todo aplana y deja a la misma altura. El dolor que dicho proceso pueda causar es lo de menos: la ley debe cumplirse, y punto. No hay excusa que valga. Si una ley dictamina que una parte de la manada debe saltar por un precipicio, pues ea.

Por otro lado, no encontraremos mayor defensor de las leyes que el borrego social. Tanto le enloquecen que es capaz de aprenderse hasta la última coma y tragarse manuales enteros sin rechistar. Ah, sí, a menudo los mayores borregos son precisamente quienes las elaboran. También quienes tejen la oscura y compleja telaraña burocrática que les da cumplimiento. La burocracia es la sucia trinchera tras la que se ocultan los que tiran la piedra y esconden la mano.

En la universidad intentaron convencerme de que las leyes están para proteger una serie de derechos fundamentales que asisten a los ciudadanos. Hoy sé que las leyes sólo sirven para proteger a los cobardes y dar cobertura a quienes someten por la fuerza.

El borrego es todo aquel que coge un mapa y piensa que está viendo el territorio.

Esto no es un alegato en contra de las leyes, sino a favor del sentido común. Despiértate un día como si fuera el primero de tu vida. No des nada por hecho. No te creas nada. Tan sólo observa. No hagas concesiones. Sé tú mismo.

¿Anarquía? Quizás. Pero que conste que hablo de orden. El orden espontáneo que surge de los individuos cuando no necesitan ser coaccionados o conducidos como borregos para asumir responsabilidades ante los demás y el mundo.

2 comentarios »

  1. […] La manada [Opinión] […]

    Pingback por La manada [Opinión] — 17 enero, 2013 @ 8:31 pm | Responder

  2. Desde que entramos en la escuela ya estamos en el redil. Esta todo bien pensado para que seamos unos borregos, más de lo que creemos.

    Comentario por Caco — 17 enero, 2013 @ 11:16 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: