El jardín del exilio

15 marzo, 2013

La ambigüedad, aparte (por favor)

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 8:06 pm
Tags: , ,

AmbigüedadViene siendo un lugar común el que alguien, con el objetivo de rebatir ciertos argumentos, o sencillamente para eludir una cuestión que se le plantea, arguya el consabido “todo es relativo” o “todo depende del punto de vista”. Además, para dotar de mayor autoridad a semejantes afirmaciones suele traerse a colación la figura de Einstein, el físico más famoso del S. XX: “como él dijo: todo es relativo, etc., etc.” Pero no, lo que pocos sospechan es que Einstein en realidad enunció todo lo contrario.

Porque para que algo sea relativo tiene que serlo en relación con algo, en definitiva, en relación con una constante. En el caso de la Teoría de la Relatividad, en relación a la velocidad de la luz. Esa es la constante, a partir de ahí el espacio y el tiempo son relativos. Todavía, podríamos creer que si intentáramos determinar la relación entre dos sucesos o acontecimientos no constantes estaríamos hablando del caos. Pero tampoco. Incluso el caos tiene sus reglas (sus constantes). Así es que, no, todo no es relativo.

Vivimos en un época de gran indefinición, de confusión generalizada. ¿Dónde están los límites de cada cosa? He ahí la pregunta. La vida está llena de subjetividad o, mejor dicho, la vida es ella misma expresión máxima de la subjetividad. Así pues, ¿cómo no caer en el relativismo extremo de las experiencias íntimas y personales? Cada uno tiene su propio e inalienable punto de vista y su modo de ver las cosas, ¿no es así? En determinados momentos podríamos agarrarnos a las matemáticas. Dos más dos son cuatro, y fin de la discusión. Pero tampoco. La Mecánica Cuántica y los teoremas de Gödel han demostrado que la lógica matemática tiene sus límites. Pero además: los resultados matemáticos necesitan ser interpretados. Si somos honestos nos veremos forzados a admitir que no podemos eliminar del todo la subjetividad, por mucha burocracia que inventemos para controlarla. Pero, por otro lado, ¿por qué íbamos a querer hacerlo? ¿Acaso no confiamos lo suficiente en nosotros mismos? La cuestión es esta: una cosa es ser subjetivo (y establecer ciertas relatividades), y otra muy distinta ser ambiguo.

Seamos claros. Es imprescindible tomar decisiones, establecer límites, asumir una responsabilidad, como también el riesgo que la misma comporta. Imaginemos dos opciones divergentes en igualdad de condiciones: ¿existe algún subterfugio que pueda dirimir el conflicto? Pues va a ser que no. La vida es un acto de fe, a veces hay que saltar sin más, y rezar para caer sobre terreno blando. En ocasiones jamás sabremos si la otra alternativa era la acertada. Y lo más duro de todo es entender que no daba lo mismo una que otra, que en cada elección que emprendemos hay algo que se pierde de forma irremediable y para siempre. Vivir es aprender a renunciar. No me valen pretextos facilones que caen en excesivos relativismos y aspiran a dejarlo todo a una misma altura, seguramente para dar pábulo a la autocomplacencia y esgrimir autoexculpaciones que intenten disfrazar nuestra cobardía.

Miro a mi alrededor y veo una sociedad que camina a la manera de un zombi, vestida de tonos grises, intercambiando mensajes vacíos. Veo que muchos están despertando, regresando de la muerte después de que el peso de nuestra prolongada inacción nos haya caído encima con toda crudeza en forma de crisis económica. Aunque es mucho más que eso. Una podredumbre insoportable, que procede también de nuestros cuerpos. Olemos a mortaja, a parálisis, a indecisión.

Necesitamos como el comer de unos principios enérgicos y sin concesiones, sin edulcorantes. Necesitamos compromiso, responsabilidad, ideas claras, objetivos ilusionantes. Necesitamos recuperar la alegría y el disfrute de la vida por ella misma, sin pedir tanto a cambio. Necesitamos, en resumen, recuperar la confianza y pasar a la acción. Sólo la acción lúcida y atenta a cuanto nos rodea es capaz de imprimir un rumbo firme y consciente al devenir del universo, en vez de permitir que los acontecimientos pasen por nosotros y nos arrollen. ¿El relativismo? ¿La ambigüedad? La acción, cuando es clara y determinante, tiene el poder de zanjarla y liquidarla en el acto, porque es inapelable, para bien o para mal. Y, sí, a veces nos equivocamos. Pero ese es un lujo reservado sólo para los que actúan.

Si alguna vez estás al borde del umbral, asustado e indeciso, ahí va un consejo sólo apto para los valientes: atrévete a saltar, a decidir por ti mismo y a asumir sin miedo las consecuencias. Ya tendrás tiempo de levantarte si no caes en pie.

3 comentarios »

  1. Felicidades, me ha parecido un artículo con muy buenas ideas. Superconcentrado, pero yo los prefiero así, porque aunque haya que leérselos más de una vez, no aburren y tienen más substancia.

    Si me permites el atrevimiento (sino borra lo que consideres a partir de aquí, es una opinión de bloger novato a un bloger con experiencia), creo que has mezclado ideas muy interesantes, pero no lo has hilado bien del todo.

    Especialmente en el párrafo 3, aunque por separado me gustan sus ideas, creo que no están bien combinadas y cuesta seguir tu argumentación. Tal vez es poco espacio para decir tanto como quieres. Creo que sobran ideas o falta espacio.

    Otra cosa que no veo clara es el título. Creo que le iría mejor “No os dejéis paralizar por el relativismo”, en vez de “La ambigüedad a parte, (por favor)” ya que solo te centras en el relativismo en los dos primeros párrafos.

    Comentario por Lost-Angel — 15 marzo, 2013 @ 8:49 pm | Responder

    • Gracias por tus críticas, pero siento decirte que no soy un bloger con experiencia. Simplemente hago mis pinitos en los ratos libres.
      En cuanto a las ideas mal ligadas, la intención es introducirlas a veces como flashes. Pero, bueno, no siempre consigue uno el efecto deseado. Un saludo.

      Comentario por Iván Bethencourt — 15 marzo, 2013 @ 10:19 pm | Responder

  2. HABLANDO DE FLASHES, HE VISTO MUCHA GENTE INFELIZ A CADA DIA, PARTIENDOSE EL LOMO PARA PAGAR CUATRO LADRILLOS DE POR VIDA PORQUE NOS HAN LAVADO EL CEREBRO Y NO NOS HAN ENSEÑADO A PENSAR. PROSTITUYENDOSE EN EL TRABAJO, HACIENDO LO QUE NO QUIEREN HACER, POR UNAS IDEAS IMPUESTAS. LA FALTA DE COMUNICACION ENTRE LOS SERES HUMANOS, CAMUFLADA POR LOS WHATSAPP SON OTRA TRAGEDIA, AL IGUAL QUE LA VIDA APRESURADA.
    LA IDEA DE QUE ALGO SE PIERSE AL TOMAR UN CAMINO, TAMBIEN LA COMPARTO, PERO VEO QUE MUCHAS VECES LO QUEREMOS TODO. Y COMPROMISO, A TONELADAS. TODAVIA ESTAMOS ESPERANDO EL MESIAS Y LO UNICO QUE VEMOS ES A mesi DEL BARCELONA SIN DARNOS CUENTA DEL VERDADERO PODER QUE TENEMOS LAS PERSONAS, UN PODER QUE POR OTRO LADO SI ES INCONTROLADO PUEDE IR EN NUESTRA CONTRA.
    SALUDOS Y COMENTEN POR FAVOR¡¡¡

    Comentario por CACO — 19 marzo, 2013 @ 5:42 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: