El jardín del exilio

10 noviembre, 2013

El oro negro de Canarias o el manual de cómo seguir siendo miserables

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 8:34 pm
Tags: , ,

 nooilcanariasLa pobreza muchas veces depende de factores ajenos a la voluntad humana, por ejemplo, el más común, una falta endémica de recursos naturales puede llegar a limitar de forma importante el desarrollo económico de una región. No hay más que decir. Pero otras veces, por desgracia, deriva de una actitud mental muy determinada (y obstinada). Hay quienes nos empeñamos en seguir siendo pobres contra viento y marea, y lo más gracioso de todo es que a una actitud  como ésta en ocasiones la cobijamos bajo el manto de nuestras “señas de identidad”. Es para troncharse.

 A ver. Soy canario. Amo mi tierra, sus costumbres y particularidades, respeto las limitaciones de su peculiar pero delicado por lo reducidomedio ambiente y todo aquello que conforma las bases de nuestra sociedad, la situación extraperiférica, etc. Vaya por delante. Pero entonces sucede que vienen unos señores a hacer prospecciones petrolíferas y se monta la de Dios Padre. La mayoría de los canarios, con su gobierno y los ecologistas al frente, se pone en pie de guerra, “¡No al petróleo!” y demás consignas. El principal argumento es que la extracción de crudo y gas podría poner en serio peligro la principal fuente de ingresos del archipiélago: el turismo. “¡Con el pan de todos no se juega!” Las emociones se caldean y ya no se puede seguir razonando.

 Quedan un par de cuestiones por dilucidar. Si realmente hay petróleo y gas, y en qué cantidad, y los riesgos que su extracción puedan comportar, teniendo en cuenta que nos encontramos en una zona sensible desde el punto de vista sísmico. Bien, hay que ser muy cuidadosos con esto. Vayamos paso a paso. Pero si se comprueba que hay petróleo en cantidad suficiente y que extraerlo no supone más riesgo que en cualquier otra parte del mundo, ¿qué deberíamos hacer? ¿Dejarlo ahí? Hagamos algunas reflexiones (a riesgo de que me tiren piedras).

 REFLEXIÓN Nº 1 – La estupidez

Canarias es una región que recibe del resto de España, es decir, vía impuestos de los demás ciudadanos españoles, combustible fósil subvencionado en consideración a su situación extraperiférica. No me puedo imaginar nada más ridículo que la pretensión de seguir cobrando esas subvenciones a la vez que nos negamos a extraer el petróleo de nuestro subsuelo marino. Sobre todo porque el resto del estado, en un porcentaje altísimo que cubre casi su totalidad, se ve obligado a importarlo a precio de oro. Sería de una estupidez rayana en la locura.

 REFLEXIÓN Nº 2 – El turismo o “el marrón que se lo coma otro”

Es el argumento estrella. ¿Se imaginan que se produzca un vertido? ¿Qué va a ser de nuestra industria turística? Cierto. Muy cierto. En esta vida todo comporta un riesgo, pero hay algo mucho mejor: endosar esos riesgos a los demás. Porque ¿cuántos canarios estarían dispuestos a renunciar a las comodidades de los vehículos particulares? Pocos. Muy pocos. Vamos, casi nadie. Pero, en cambio, si se tiene que producir un vertido de petróleo (pese a nuestra adicción a los todoterrenos), eso sí, que suceda muuuy lejos de aquí. ¿Y si ese país lejano también depende del turismo? Ah, mientras no nos afecte a nosotros… Amigos, ¿seremos capaces algún día de asumir todas las consecuencias que derivan de nuestros actos? Ésta podría ser una magnífica oportunidad.

 REFLEXIÓN Nº 3 – No necesitamos el petróleo, tenemos sol y viento a raudales

Vamos así de sobrados. ¿Petróleo? Bah, sólo tenemos que plantar un par de cientos de turbinas eólicas más y problema resuelto. Y, sí, vale, las condiciones climatológicas de Canarias son inmejorables para la generación de energía renovable, quién va a negarlo. Ahora bien, no nos subamos tan aprisa a la parra. Aunque pusiéramos toda la carne en el asador en la implementación de este tipo de energías, es decir, si hiciéramos todo lo que no hemos hecho de aquí para atrás, ciertas limitaciones técnicas que tardarán aún algunas décadas en superarse, y que tienen que ver sobre todo con el almacenamiento de la energía producida (porque no siempre sopla el viento y no siempre hace sol), harían imposible nuestra pretensión de abstenernos por completo del petróleo. Incluso en el mejor de los casos necesitaríamos seguir consumiendo cantidades muy importantes… De modo que, no, esa bravuconada no cuela. Es pura demagogia. Por cierto, ¿con qué combustible van a funcionar los aviones y embarcaciones que arriban a las islas rebosantes de turistas y que constituyen nuestra principal fuente de riqueza?

 REFLEXIÓN Nº 4 – La sopa boba

Es innegable que el futuro de la generación de energía en España pasa por aprovechar las fuentes renovables. Pero para que eso un día llegue a materializarse hay que invertir muchos recursos en investigación y desarrollo. ¿Lo está haciendo nuestro país? ¿Lo está haciendo Canarias? Permítanme que suelte una sonora carcajada. Otra cosa: la gente se deja embaucar por el pensamiento mágico. Muchos están convencidos que cambiar de modelo energético es tan simple como sustituir los coches de gasolina por los eléctricos. Se quitan unos, se ponen otros y, plisplás, todo arreglado. Pero no, queridos amigos, cambiar de modelo energético nos saldrá por un ojo de la cara, ni se imaginan la cantidad de infraestructura que hay que construir y adecuar. No, no sólo se trata de quitar y poner como si chascáramos los dedos. Ahora bien, ¿de dónde se supone que va a salir ese dinero? De nosotros prácticamente no, somos una región pobre… Ah, claro, que venga Madrid y nos resuelva la papeleta. Mejor aún: que venga Europa. Sí, claro, los canarios somos unos pobrecitos…

 ¿De dónde podría salir entonces el dinero? Pues a lo mejor de la extracción del petróleo. Ya podría el gobierno canario asegurarse un buen acuerdo con Repsol en lugar de soltar tantas sandeces.

4 comentarios »

  1. Reblogueó esto en E K H I.

    Comentario por juantxomateu — 13 noviembre, 2013 @ 12:17 am | Responder

  2. No te flageles más… seguiremos siendo miserables… así como lo son nuestros políticos… Amén

    Comentario por lore — 20 noviembre, 2013 @ 10:34 am | Responder

  3. DEACUERDO CASI AL 100 X100. YA NO ENTRO EN LO DE MISERABLES, POBRES O NO, ESO ES OTRO DEBATE, PERO SI QUE ESTOY MUY DEACUERDO EN QUE EL MARRÓN( O EL NEGRO) QUE SE LO COMA OTRO. EN FIN NOS QUEDA MUCHO POR RECORRER TODAVÍA COMO SOCIEDAD AUTOPENSANTE NO CREEN?

    Comentario por CACO — 21 noviembre, 2013 @ 4:09 am | Responder

  4. El articulo es un ejemplo de sensatez y sentido común. Es inadmisible la creencia de que los problemas que tengamos nos los solucionarán “desde fuera” sin nuestra intervención . Sólo un miserable mental piensa así.Lo que llamamos progreso es conseguir una finalidad,( que siempre se repite ), cada vez más economicamente. El progreso és sólo la memoria del cambio: el futuro no se alcanza jamás!. Lo único que debemos discernir, es si lo que ahora llamamos “progreso”, es deseable o no….

    Comentario por Lluis Tomas i Roig — 12 enero, 2014 @ 11:28 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: