El jardín del exilio

23 octubre, 2016

La muerte de la socialdemocracia

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 5:15 pm
Tags: , , ,

rosa-desangradaDespués de una virulenta, agotadora e infructífera batalla ideológica, librada ya desde los albores del Siglo XIX, se pongan como se pongan los más acérrimos defensores marxistas o socialistas, la dolorosa verdad no es otra que esta: la izquierda nunca ha sido capaz de ofrecer una alternativa real al capitalismo, a todas las injusticias y sufrimiento que provoca a millones de excluidos, a quienes niega el derecho a una existencia digna. La caída del Muro de Berlín en 1989 certificó de un plumazo lo que todo el mundo ya sospechaba: el comunismo estaba destinado a hundirse bajo el peso descomunal de su enorme e ineficaz maquinaria burocrática. Y lo peor de todo: no fue ni por asomo más justo que el capitalismo. Era el fin de la gran utopía de la clase obrera. Aunque… ¿fue algún día un sueño de la clase obrera? ¿Soñaba el proletariado de verdad con el comunismo? Lo pongo en duda. Quizá con una situación algo más justa, pero no necesariamente con el comunismo.

Así las cosas, aunque ya mucho antes de la caída del Muro, una izquierda realista se acogió a la socialdemocracia como último bastión de su discurso en favor de las clases medias y trabajadoras: su buque insignia, el estado de bienestar. La estrategia consistía en presentar una cara más amable y dulcificada del capitalismo, un capitalismo cuyos excesos serían corregidos por un estado democrático fuerte y al servicio de los ciudadanos. Más aún: se alentó la idea de que el capitalismo, bien regulado, obraba en beneficio de todos; era algo bueno y saludable, casi lo natural…

Entonces vino el segundo varapalo para la izquierda, de hecho, su tiro de gracia: la gran crisis del 2008. La dicotomía consistía en lo siguiente: el enorme tinglado del estado del bienestar dependía de que el gran capital pudiera seguir creciendo en manos de una minoría privilegiada. Porque, bueno, si tenemos hospitales, colegios, seguridad, prestaciones por desempleo y jubilaciones garantizadas para todos ¿a quién le importa? Ah, pero —algo que parecía impensable hasta no hace mucho— ¿y si el gran capital de repente se ve amenazado? Pues hay que rescatarlo, recuerda: tu bienestar depende de su buena salud… Entonces los gobiernos de todo el mundo, con los de signo socialdemócrata a la cabeza, detrajeron recursos que los estados destinaban a prestaciones sociales para salvar al sistema de la quiebra o, lo que es lo mismo, la posición de privilegio de las élites capitalistas. Para que quede claro: si un gobierno socialdemócrata, ese que defiende tan apasionadamente los derechos sociales y la igualdad, en última instancia se ve obligado a elegir entre una reducida minoría y millones de ciudadanos pobres y de clase media… la propia lógica de sus tesis lo empuja irremisiblemente a alinearse con los poderosos. La socialdemocracia está acabada. Lo cual también significa que es el final de esa bonita idea del estado del bienestar. (more…)

Anuncios

16 agosto, 2014

El cinismo nuestro de cada día

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 7:33 pm
Tags: , ,

risa forzada bLa mejor forma de definir el cinismo, como actitud moral, es equiparándolo a la obscenidad y la falta absoluta de vergüenza, sobre todo en la esfera pública. Concretamente se aplica a la hora de mentir, engañar y negar la más cruda evidencia con esa cara de no haber roto un plato, fingiendo sorpresa, estupor y hasta la más afectada indignación. En un mundo donde la verdad es destripada, cosida y recosida hasta quedar irreconocible, donde quienes la sostienen, a pesar de todo y casi contra toda lógica (la del sistema), se arriesgan a ser acusados de enemigos, terroristas, perroflautas o a acabar delante de un juez, el cinismo se ha convertido en el paisaje de fondo que envuelve la realidad mediática con la que nos bombardean a diario, hasta dejarnos atontados. Ya ni sentimos ni padecemos.

Este profundo aturdimiento en el que nos hayamos sumidos, como si nos hubieran noqueado de un puñetazo (¿y no ha sido eso, literalmente?), es lo único que explica que nadie haya matado de un tiro al presidente del gobierno español después de su última comparecencia ante los medios de comunicación, hace poco más de una semana, en el acto que antecedía sus vacaciones estivales. También hay que reconocer el mérito de los guionistas que le asesoran, esos que se inventan la realidad en los despachos y luego nos la echan encima con purpurina a través de su extensa red de medios de comunicación afines. Sus mentiras han alcanzado un grado de elaboración y fantasía dignos de los cuentos de Walt Disney.

Vino a vendernos lo bien que se recupera España, la increíble cantidad de empleo que se está creando y lo estupendamente que nos va a ir a todos en el futuro. El acto, con un Rajoy sonriente como pocas veces, contenía un mensaje subliminal de crucial y estudiada importancia mediática: se pretendía escenificar de forma oficial, con una ristra de datos estadísticos positivos recién salidos del horno (la mayoría trucados o incompletos), el tan esperado final de la crisis económica. (more…)

5 agosto, 2014

La renta básica universal, una idea absurda… o no tanto

red-renta-basica-600x300Existen pocas cosas en una sociedad que más reproches morales suscite que la llamada “sopa boba”: no hacer nada y que encima te paguen por ello, claro está, a costa del esfuerzo de los demás. ¿Quién no querría tal cosa para sí? Hombre, todo el mundo, si bien estaríamos de acuerdo en que si la mayoría hiciéramos lo mismo reventaríamos el sistema, sería insostenible. Pero entonces llegan unos señores, vamos, unos “perro flautas”, y de repente se ponen a arengar acerca de que todo hijo de vecino, por la sola condición de ciudadano que lleva estampada en el carné, debería recibir una renta fija pagada por el estado. Así, por la puta cara, sin realizar contraprestación alguna. Dicha propuesta, como es lógico, ha levantado toda una ola de críticas en su contra. Resulta obvio que esta gente está loca, a ver, a quién se le ocurre… Seguramente hablamos de cuatro gatos marxistas bolivarianos cuyas aspiraciones en la vida se cifran en el parasitismo más degradante y de la peor calaña.

Sin embargo, luego empiezas a darle vueltas a las cosas y poco a poco descubres que no se trata de una idea tan descabellada como pensabas, y que incluso tiene su lógica. Y más aún: que seguramente estamos abocados, si no a implantarla en un futuro próximo, al menos a considerarla muy seriamente.

Lo que ocurre es que el concepto de renta básica universal es como un tren que choca de frente con esa moral atávica del esfuerzo que se nos ha inculcado generación tras generación, grabada ya a hierro y fuego en nuestro subconsciente e incluso en los genes. Se trata de uno de esos principios cuya raigambre penetra hasta el tuétano medular de nuestra civilización y sin el cual casi no podríamos siquiera explicarnos a nosotros mismos. El trabajo, el esfuerzo, el ahorro y… cómo no, el consumo. Es como una blasfemia, un jarro de agua fría en todos los morros. (more…)

21 diciembre, 2013

Un mundo peligroso

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 9:08 am
Tags: ,

A6B5AKCuando en 1.453 el ejército turco sitió la hasta entonces inexpugnable ciudad de Constantinopla, los eruditos bizantinos no fueron capaces de aparcar siquiera por un momento sus diferencias para centrarse en lo que sin duda era la cuestión más acuciante: la desesperada defensa de la urbe, que reclamaba ínclitos esfuerzos. En lugar de ello, prefirieron dedicar su tiempo a discutir acerca de un asunto cuyas cruentas disputas intelectuales los mantenía del todo absorbidos: dilucidar el sexo de los ángeles. De ahí la expresión “discusiones bizantinas”.

 Hizo falta que el acero afilado del enemigo cayera sobre sus cuellos embutidos en seda para que se dieran cuenta del grado de frivolidad que habían alcanzado. Y me sobrevive la duda de si incluso la terrorífica inminencia de la muerte, representada por un soldado turco con la cimitarra en alto a punto de descargarla sin piedad sobre cualquiera de ellos, sirvió para sacarles del error. Estoy convencido de que muchos aún tuvieron valor para preguntarse cosas como “¿a qué viene semejante ultraje?”

 Este episodio contiene una moraleja devastadora, desgraciadamente aplicable a todos los periodos de la historia, y con más razón al actual. (more…)

15 junio, 2013

Un estado sin nosotros

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 8:51 am
Tags: , ,

Estado de bienestar

Si abrimos la prensa, acudimos a Internet o escuchamos el telediario, incluso si consultamos los puestos de libros más vendidos, comprobaremos que estamos en medio de una auténtica avalancha de información de índole económica: todo converge en la crisis económica, todo es la crisis económica. Uno ya empieza a hartarse un poco, pero es comprensible. Hemos vivido durante muchas décadas dando demasiadas cosas por supuestas, ahora intentamos comprender. Sobre todo lo que nos espera.

Abundan teorías y análisis para todos los gustos. Yo les voy a decir lo que pienso. No cabe duda de que superaremos la crisis económica, dentro de algunos años. La cuestión es que la mayoría saldremos más pobres y viviendo en peores condiciones mientras que una minoría habrá incrementado considerablemente su riqueza. Más aún.

Se trata del primer punto que debemos tener en cuenta: la cuestión no es que haya dejado de existir la riqueza que había antes, y por tanto nos veamos obligados a hacer recortes. La crisis económica actual se explica en el sencillo hecho de que se ha producido un trasvase brutal y descarado de capital desde las clases pobres y medias a la clase adinerada, es la asombrosa historia de un expolio consentido por nuestros gobernantes. Luego, las medidas que se están aplicando para contrarrestar los efectos de la crisis son inservibles. Porque es como si te robaran el coche debajo de tus narices y la única solución que te dan las autoridades consiste en ver de qué forma podrías conseguir un crédito para comprarte uno nuevo… Todo lo que no sea restituir los miles y miles de millones que nos han quitado es agua de borrajas. (more…)

15 abril, 2013

Una historia de empobrecimiento

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 7:28 pm
Tags: , ,

diferencias-ricos-pobresEn la pequeña y tranquila ciudad de (***) la vida transcurre sin demasiados sobresaltos. A decir verdad, quienes alguna vez acuden a visitarla tienen la impresión de que todo en ella es demasiado previsible, quizá incluso demasiado anodino. En opinión de sus habitantes, sin embargo, lo que allí sucede es sencillamente que la gente se dedica a vivir, sin demasiadas pretensiones.

Así es. Los habitantes de la ciudad de (***) llevan una vida de lo más modesta, y si alguien llegara a considerar que se debe a una falta generalizada de ambición ellos posiblemente rebatirían dicho argumento alegando que lo que de verdad aprecian es el disfrute del abundante tiempo libre del que disponen. En efecto, las tiendas de la ciudad no tienen horario ni día de apertura, cada uno hace más o menos lo que le da la gana.

Pero he aquí que un día llega a la ciudad un acaudalado hombre de negocios y decide invertir una bonita cantidad de dinero en un gran centro comercial. (Surgen rumores persistentes de que este personaje ofreció al alcalde una suculenta comisión por debajo de la manta a cambio de que éste recalificara unos terrenos, a priori con valor paisajístico y ecológico, y los convirtiera de un plumazo en edificables.) En pocos meses el nuevo y flamante centro comercial está terminado y listo para su inauguración. (more…)

30 agosto, 2012

La cobardía que nos consume

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 4:38 pm
Tags: , ,

Hace días que mi cuerpo se consume en un monumental enfado, una fiebre que ha prendido con una virulencia devastadora, como si hubiera sido repentinamente tomado por una de esas enfermedades que arraigan misteriosamente y no remiten, una impotencia que se me ha agarrado a la garganta y parece ahogarme. Luego me doy cuenta de que, en realidad, lo que siento es tristeza. Y no es por este modelo de vida absurdo que hemos erigido y que se derrumba a la vista de todos, impúdicamente, como un castillo de naipes. Ni siquiera por la incertidumbre de lo que vendrá después. Tiene que ver con la percepción de una oscura niebla que se cierne sobre todos nosotros: el modo en que una sociedad, presa del miedo, se convierte en un nido de cobardes.

(more…)

30 julio, 2012

La esperanza

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 9:39 pm
Tags: , ,

Queridos amigos, a los europeos nos ha entrado el telele: la crisis económica nos está desquiciando, robando el sueño, amargando la existencia. Ya no se oye hablar de otra cosa: está en boca de todos, es portada y cabecera de todos los telediarios y periódicos, el centro de todos los debates dondequiera que uno vaya, a todas horas, a cada instante. Empezamos a tener pesadillas con la prima de riesgo, las cifras de desempleo, los recortes salariales y de prestaciones sociales. Hasta los suicidios se han disparado… A los europeos, muy dados a confundir nuestra más que modesta porción de tierra con el mundo entero, nos ha dado por pensar que se avecina el final de los tiempos.

Pero, bueno, a poco que levantemos la vista de nuestro ombligo nos daremos cuenta que muchas otras regiones del globo vienen sufriendo el “final de los tiempos” desde hace décadas, o incluso siglos. (more…)

7 julio, 2012

¡Sal a la calle y vomita ya!

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 11:51 am
Tags: , ,

Los habitantes de la ciudad de… siempre han sido muy tragones. Normalmente cada familia de esta peculiar comunidad va al supermercado y se trae a casa varios carritos a rebosar de comida todas las semanas. Ni que decir tiene que los dueños de los supermercados están encantados. También el alcalde. El elevado consumo en alimentos de la ciudad de… es determinante para el crecimiento económico de la misma. De hecho, en la ciudad no se oye hablar de desempleo. Los agricultores, los granjeros, los carniceros, los panaderos, los restaurantes y cafeterías, la industria láctea, la industria de embutidos y todo el sector alimenticio en general está encantado. Todo el mundo está encantado, la ciudad de… es feliz.

Tanta felicidad tiene la obligación de traducirse en una fiesta, de modo que el alcalde decide celebrar una donde, faltaría más, la protagonista indiscutible es la comida, concretamente en cantidades pantagruélicas. El entusiasmo toma cuenta de todos y los habitantes de la ciudad de… se entregan de cuerpo y alma a lo mejor que saben hacer: atiborrarse de comida. (more…)

Blog de WordPress.com.