El jardín del exilio

15 enero, 2018

Aquellas pequeñas cosas que un día dimos por hechas

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 4:07 pm
Tags: , ,

Prisión para la menteLa ignorancia no tiene tanto que ver con la falta de datos o de un conocimiento concreto —en ese aspecto cada uno pecamos de ella en alguna medida— cuanto con el presuntuoso convencimiento de que todo lo que necesitamos saber se circunscribe a un pequeño círculo cuyo centro converge en nosotros mismos, convertidos en una especie de agujero negro. El ignorante eleva la pierna y el alcance de su meada le sirve para trazar la frontera del universo, todo lo que pueda haber allende le resulta absolutamente prescindible.

La ignorancia es lo inmediato sin atender los costes que conlleva, es estar ciego a los lazos que nos unen con los demás y a las consecuencias de nuestros actos, es vivir en un presente desconectado del pasado y el futuro, es concedernos la importancia de la que carecemos, mucho más allá de la humilde mota de polvo que en realidad somos. Es lo vulgar, lo mezquino, lo insignificante, lo banal. La oscuridad y la destrucción.

El ignorante no necesita la verdad, él solo se basta, se la crea a su medida y la difunde fervorosamente convencido. Su terreno, su complaciente ciénaga: la postverdad, la prostitución del lenguaje cuya red de significantes dota de sentido a cuanto nos rodea. (more…)

Anuncios

2 octubre, 2017

Millennials: la disrupción que nos espera

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 8:19 am
Tags: , ,

MillenialsEstoy en la parada de la guagua —del autobús— y escucho la conversación de una pareja de personas mayores cuya temática versa inevitablemente sobre el conflicto que tiene en vilo a toda España en las últimas semanas: el proceso independentista catalán.

Una cosa es lo que quieren hacer y otra muy distinta, lo que pueden hacer —sentencia la señora, dejando caer la mano desde lo alto con el pulgar y el índice unidos en un gesto vehemente e inapelable—.

Desde luego —concede el señor—, no sé lo que se ha creído toda esa gente; si la ley dice una cosa hay que cumplirla, y ya está. Yo me quedo asombrado.

El diálogo entre ellos transcurre por esa línea argumentativa de la indignación contra quienes, según las tesis oficialistas, desean romper el país. Otras personas mayores siguen con interés la conversación y asienten en silencio. Los tres o cuatro jóvenes que se encuentran presentes ni siquiera se dignan en separar la vista de la pantalla de sus móviles.

Observo a esos mayores, sus rostros preocupados, desconcertados, y no puedo evitar un sentimiento de piedad. Buena parte de sus hijos y, ya con entera seguridad, la casi totalidad de sus nietos han crecido con una visión bastante diferente de la realidad. Es de sobra conocido que a veces los niños se ponen muy pesados, hacen demasiadas preguntas. Antes se despachaban con un «esto es así porque te lo digo yo». Y punto. Pero las cosas han dejado de funcionar de ese modo, y desde hace bastante tiempo. Afortunadamente. (more…)

26 septiembre, 2017

Tierra yerma

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 4:27 pm
Tags: , , ,

Tierra yermaROcho millones y medio de españoles están convencidos de que la única alternativa frente al caos y la barbarie es que nos gobierne la mafia, que nos asalten desde el gobierno y las instituciones alegremente y sin cortapisas. Si tal apreciación fuera cierta asumiríamos la terrorífica fatalidad de renunciar para siempre a la justicia y a la igualdad, desposeyendo así de dignidad a la existencia humana y, de paso, tirando al cubo de la basura la humilde aspiración que podamos tener algunos a algún tipo de felicidad o bienestar. Asumiríamos, pues, que la sociedad jamás podrá consistir en otra cosa que en una brutal coexistencia entre alimañas que se vigilan alevosamente para sacarse los ojos unas a otras a la más mínima oportunidad que se presente. Si te sacan un ojo en vez de los dos, ya se puede uno dar con un canto en los dientes. He ahí una definición para la libertad, según semejante contexto.

Pero es que, si este panorama desolador no fuera cierto nos veríamos en la desesperada obligación de concluir que la oposición, la supuesta alternativa a la mafia, o bien está aquejada de una especie de estupidez que le impide establecer las prioridades políticas que acucian al país, o bien es tan sumamente mediocre que es incapaz de presentar un proyecto que ponga fin de una vez por todas a un modelo cuyas entrañas están anegadas por la corrupción, vamos, una cantidad de mierda que no está en los escritos. Lo cual sería igual de terrible que lo primero, si no más. (more…)

16 septiembre, 2017

La verdad del sufrimiento (y de todas las crisis habidas y por haber)

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 9:39 pm
Tags: , , ,

Piedra en el camino IIAfirmaba Buda Gautama allá por el 500 a.C. que los seres humanos en su afán de procurarse la felicidad terminaban, paradójicamente, por generar aún más sufrimiento, un poco al estilo de la Ley de Murphy. Esto es así, según él, porque esa búsqueda infatigable generalmente está teñida de egoísmo, una especie de ceguera intelectual cuyo extremismo nos lleva a pensar que nuestro yo no posee ninguna conexión con el yo de los demás y con el mundo que ilusoriamente pensamos existir «fuera» de nosotros. Así pues, la raíz del sufrimiento consiste en la satisfacción de los deseos de un yo que está convencido de que solo debe rendir cuentas a sí mismo y que todo lo demás puede quedar en segundo plano o directamente ser mandado al cuerno.

De haber podido es casi seguro que el bueno de Gautama habría puesto como ejemplo mejor acabado de su doctrina, en sentido negativo, la situación a que nos ha abocado el capitalismo actual, con su individualismo feroz, su delirante sentido de la competitividad y su curioso concepto de «externalidad» para calificar los daños colaterales que provoca su irresponsable actividad. Su objetivo es la satisfacción máxima que cada uno sea capaz de procurarse, al precio que sea. Es decir, al precio de la oferta y la demanda… que no suele incluir las demandas del medio ambiente, de las especies amenazadas o de los miles de seres humanos que pasan hambre o subsisten en entornos devastados por la guerra.

Todavía hay quien se asombra de la increíble capacidad de supervivencia demostrada por el capitalismo. En los años sesenta del siglo pasado algunos miembros de la élite capitalista entraron en pánico, el movimiento contracultural que empezó a gestarse entonces parecía amenazar el estructurado sistema de valores imperante y, en consecuencia, la privilegiada posición en la que estaban instalados. Si la gente se dedicaba a drogarse y a hacer el amor, ¿quién iba a trabajar y mantener todo el tinglado? La historia se encargó de evidenciar que no había nada que temer. La rebeldía, el hippismo, el ecologismo, el naturalismo y muchas otras corrientes se convirtieron en productos de consumo masivo; la experiencia vivida —los sueños y aspiraciones de una generación que se atrevió a imaginar un mundo distinto— se transmutó en una experiencia producida en la cadena de montaje de una fábrica, empaquetada y puesta a la venta en cualquier tienda a precio de saldo. (more…)

10 marzo, 2014

No corramos tanto (que nos rompemos las narices)

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 7:52 pm
Tags: , ,

 PasearA pesar de las amargas lecciones impartida por la locura nazi durante el periodo de entre guerras y la propia II Gran Guerra del pasado siglo, los movimientos de extrema derecha no han dejado de crecer en el ámbito europeo durante las últimas décadas. En algunos países, como Holanda, han llegado incluso a conformar la segunda mayor fuerza política. Ahí es nada, la otrora tolerante Holanda (aunque podríamos decir otro tanto de Suiza, Austria, Finlandia, Grecia o Hungría). Y la cosa tiene visos de ir a más, no da la impresión de tratarse de una fiebre pasajera.

Muchos son los expertos que han tratado de ofrecer explicaciones a este fenómeno. Una parte de ellos se conforma con la esperanza de que estos movimientos remitan una vez sea superada la crisis económica. Y, sí, es indudable que la crisis ha contribuido de una forma decisiva a nutrir de argumentos el ideario de estos grupos extremistas demasiado propensos a la violencia, pero, ojo, el ascenso de la extrema derecha se viene registrando incluso en épocas de crecimiento económico. ¿Qué está sucediendo? (more…)

Blog de WordPress.com.