El jardín del exilio

17 marzo, 2017

La igualdad, el pastel y el hambre

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 7:54 pm
Tags: , ,

Reparto del pastelEn estos días está teniendo lugar uno de esos debates que no conducen a nada, de esos que vienen con el sello inconfundible de esta modernidad —líquida, que diría Zygmunt Bauman que nos ha tocado vivir: sin matices, sin perspectiva histórica y flotando en la más absoluta superficialidad de los datos (lo que, ni más ni menos, viene a ser la tan mentada post-verdad). En estos días la gente se pregunta, no sin algo de razón, por qué el gobierno —de las comunidades autónomas en este caso, aunque con la complicidad del gobierno central— se ha sacado de la manga la ocurrencia de que las herencias deben estar gravadas con impuestos. Y, bueno, ha prendido la indignación. Dicen, «no tiene sentido, los bienes que yo lego a mi muerte ya se llevaron en su día la mordida correspondiente de Hacienda, ¿a santo de qué nos vienen ahora con eso de que debemos volver apagar por ellos?, ¡es una medida confiscatoria!»

Quemados por la llama insaciable de los recortes sociales y presupuestarios al uso, ya lo que nos faltaba —se sigue escuchando por ahí— es que nos crujan por dejarle una pequeña herencia a nuestros hijos, castigados como están, y como si fuera poco, por el paro y la precariedad laboral. La cosa se ha ido calentando y ya han surgido campañas de recogidas de firmas en Internet y hasta se ha convocado una manifestación.

Inhalo profundamente y, a continuación, no puedo evitar soltar un largo y fatigado suspiro. No, la cuestión que subyace a este asunto no puede ventilarse en dos líneas, por mucho que así lo demande la cultura (in)mediática del titular fácil y la crónica irreflexiva. Fíjense por dónde, haría falta recuperar ese arte milenario, ya casi olvidado, de tomar cierta distancia de las cosas y, en el silencio del amor —como diría el inolvidable rey del desierto de Ciudadela, de Antoine de Saint-Exupéry—, sopesar cuidadosamente los elementos que se presentan a juicio, sin restar un ápice a sus contradicciones intrínsecas. Qué lujo.

Tomemos distancia, pues. (more…)

Anuncios

23 julio, 2016

Sí, la igualdad

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 12:17 pm
Tags: , , ,

Igualdad IIImagínate que todos fuéramos iguales. Aguarda: aunque no te lo creas, es necesario hacer un ejercicio de imaginación, porque nunca, NUNCA, ha existido en el mundo algo parecido a la igualdad (bueno, quizá en los albores de la prehistoria o en las sociedades de cazadores-recolectores). Sí, ya sé que estás a favor de ella, que crees firmemente en sus principios y que te figuras que todos lo somos. No esperaba menos. Pero, así y todo… imagínate por un momento que todos somos iguales… A ver qué pasa.

Imagínate que tú eres, no sé, carpintero, y que yo soy, por ejemplo, albañil. Tú y yo somos iguales, de modo que intercambiamos servicios libremente, de igual para igual. Tu trabajo vale tanto como el mío; pongamos que tú me confeccionas y me montas una cocina y yo te hago una reforma del baño. Nos damos la mano y, después del intercambio, ni tú me debes nada ni yo te lo debo a ti. Porque, es lógico, somos iguales.

Eso no quiere decir que tú no puedas ser más rico que yo, o lo contrario. Habría dos maneras de que esto sucediera.

a) Tú eres más currante que yo. Empleas más horas de trabajo, luego sacas más beneficios.
b) Tu trabajo es más cualificado. Has invertido muchas más horas que yo en formación, luego tu trabajo vale más que el mío y sacarías más rendimientos aunque ambos trabajáramos las mismas horas.

Una sociedad donde imperara un tipo de igualdad radical como el que acabamos de describir estaría vacunada de plano contra los grandes desequilibrios sociales y de clases. Sería imposible que se dieran en una proporción que llegara a desestabilizarla. Aunque, insisto, las complejidades de cada individuo harían inevitables situaciones de conflicto y agravios comparativos. No estoy describiendo un mundo ideal, ni lo pretendo. De eso no hay quien nos salve. (more…)

6 abril, 2013

Igualdad vs. diversidad

Filed under: Articulos — Iván Bethencourt @ 9:32 pm
Tags: , ,

IgualdadUno de los pilares básicos de toda democracia es la igualdad, es el principio más invocado cuando surgen agravios comparativos, y en esta época de crisis ni les cuento. Agravios comparativos por un tubo. Ahora bien, cuando pensamos en la igualdad ¿sabemos de qué estamos hablando? A mí me parece que hay bastante confusión al respecto. Por ejemplo: ¿aceptarías ser tratado igual que un criminal? Por supuesto que no. Dirías, y con razón: “¡es que soy diferente!” Hombre, faltaría más.

Pero cuidado: la igualdad llevada al extremo ha desembocado frecuentemente en regímenes totalitarios, de un signo u otro. Ciudadanos grises y anodinos cortados por la misma tijera, con las mismas caras, las mismas ropas y enormes barrios de viviendas con edificios tan tétricamente iguales que podrían haber salido de una pesadilla de George Orwell. Visiones como esa le ponen a uno los pelos de punta y, no obstante, ¿se puede concebir algo más estrictamente igualitario? Vade retro. (more…)

Blog de WordPress.com.